“La Ciencia es cosa de Chicas”, video que desató una guerra

Imprimir Post

 El debate de ciencia y genero originado por la observación de la poca presencia de actores femeninos en la escena científica, y de como ese número, si bien ha mejorado con el tiempo a nivel de la educación universitaria y del investigador joven, disminuye significativamente a medida que se escala en puestos de responsabilidad, es un poliedro de muchas aristas: históricas, antropológicas, biológicas, sociológicas y culturales. No obstante, independientemente de las causas, los números son públicos y no mienten. Las organizaciones han hecho su trabajo de investigación al respecto, el lector curioso puede, por ejemplo, explorar los resultados en este informe de la UNESCO.

 El estímulo al gusto por la ciencia en niñas es una preocupación para muchos y se han emprendido esfuerzos, exitosos y desastrosos, en el ámbito de la comunicación orientada a incentivar las mentes más frescas a interesarse por “carreras de hombres”.

 El siguiente análisis, que hice para una tarea de mi postgrado en comunicación y divulgación de la ciencia y la tecnología, hace un recorrido por el entramado de argumentos a favor y en contra de dos propagandas que se hicieron odiar y amar apasionadamente por el publico online ¿Por qué?

 Estos son los videos:

 ¡La ciencia es cosa de chicas!,  producido por la Comisión Europea 

 GoldieBlox (propaganda de una compañía privada)

 El primero muestra una serie se escenas muy cortas en las que se mezclan mujeres bonitas y delgadas vestidas, peinadas y maquilladas como modelos, diferentes artículos de maquillaje e instrumentos de laboratorio sueltos como volando por los aires, un hombre ataviado con su disfraz de “científico”: bata de laboratorio, lentes, etc, trabajando en su microscopio y hay una jovencita, que no está arreglada como modelo,  escribiendo ecuaciones en una especie de pizarra de vidrio. Hay una predominancia de colores pasteles, tradicionalmente asociados a lo “femenino”. La edición del video es confusa, parece un collage de escenas sin orden establecido, la apariencia artística predominara sobre el mensaje. Más parece un video musical de MTV que un video promocional de una agencia Europea sobre un tema tan delicado como la segregación de genero en ciencia. El video de La Comisión Europea, esta definitivamente plagado de estereotipos entre lo que se considera “femenino” y lo que se considera “científico”. Da la impresión que la intención es  decir que ambas cosas se pueden mezclar: “feminidad”  y “ciencia”. Sin embargo, falla en mostrar cómo y por qué mantener los estereotipos es necesario para que la ciencia sea “cosa de chicas”.

  De acuerdo con “The Guardian“,  La Comisión Europea tuvo que aclarar que el video no es una forma de “ironía”. En ese artículo se explica que el video fue dirigido a estudiantes de secundaria para promover orientación vocacional de las adolescentes a las ciencias. Sin embargo, las criticas fueron tan fuertes que hubo que quitar el video del sitio oficial. Para el 22 de Junio de 2012 tenia 98 “likes” y 2755 “dislikes” en YouTube.

 A mi juicio, el comercial tiene 3 escenas clave. La primera, cuando las tres modelos aparecen, el “científico” las mira como quien mira una “hamburguesa jugosa” y ellas, en seguida, abren una puerta al “salón” donde se mezcla el maquillaje con instrumentos de laboratorio. Es una escena sexista que le resta calidad al video, hace que toda la abstracción que sigue no se comprenda según lo que dice fue la intención de la Comisión Europea. Luego tenemos la segunda escena importante que es cuando aparece la jovencita “seria” y sin maquillaje “trabajando” en sus “ecuaciones”. La tercera es al final cuando las modelos cambian sus “lentes rosados” por “lentes de laboratorio”. Son escenas cargadas de simbolismo que pueden tener muchas interpretaciones. Pudiera decir que cualquier modelo puede hacer ciencia o que hasta una modelo se puede interesar por la ciencia. En mi opinión, el video falla al trasmitir el mensaje con claridad. Hay un exceso de simbolismo y estereotipos sexistas oscuramente presentados que producen confusión e interpretaciones contrarias a lo que se supone se quería comunicar.

 El segundo video presenta una historia en la que tres niñas vestidas con ropa normal, sin ningún estereotipo, se aburren de los programas de televisión plagados de color rosado y personajes siempre en los mismos papeles. Estas niñas deciden jugar a que son constructoras, ponen en practica mucha creatividad y demuestran que cualquier juego las puede llevar a divertirse sin patrones impuestos. Se sienten y se ven libres y orgullosas de su juego. Utilizan juguetes de todo tipo, para niños y niñas, y objetos diversos, en una cadena de  montaje con funciones singulares, muy diferentes a los determinados por los fabricantes. Al final se muestran muy satisfechas con su trabajo, se les ve una mirada desafiante que parece decir: hemos demostrado que si podemos divertirnos sin encasillarnos en el papel de princesa de Disney indefensa y tonta.

 Entonces, hay dos cosas a favor del comercial de GoldieBlox. Primero, el mensaje está claramente expuesto, hay una secuencia cronológica de ideas que crean una historia sencilla de comprender. Desde el punto de vista del género, se hizo un excelente trabajo de eliminación de estereotipos. El desprecio por los patrones impuestos por la sociedad cala muy bien entre los que nos sentimos parte del movimiento feminista y en general entre los que se sienten discriminados por su género, incluso con los movimientos LGBT. En la misma comunidad gay hay muchas personas que detestan las “paradas del amor” pues resaltan estereotipos que hieren las bases del movimiento antidiscriminación. Entonces, a diferencia del primer video que parece promocionar o tolerar las etiquetas y los cánones sociales de lo “femenino” y “lo científico”, éste segundo comercial los echa por tierra, los rechaza explícitamente. Basta ver la mirada de desprecio de las niñas cuando se les presentan los programas “para niñas” en la TV. Así que la ruptura con estos arquetipos y no su promoción/tolerancia, pudieran ser la clave para crear empatía con el que vive el ambiente de la discriminación.

 Entender el target también es importante desde el punto de vista de la comunicación y divulgación de la ciencia con orientación de género. He mostrado ambos videos a mi hija de 6 años como un pequeño experimento y su primera expresión fue “But science is also for boys” (Pero la ciencia también es para chicos).  Es evidente que ella no alcanza a entender el problema de la segregación de género a ese nivel, o la razón para remarcar tanto que las niñas también pueden interesarse en ciencia. Particularmente infiero que la propaganda está dirigida más a los padres y madres de los niños, que son quienes toman la decisión a la hora de comprar juguetes y quienes están conscientes, de una manera u otra, del poco interés de las niñas hacia “carreras de hombres”; un desinterés cuyo origen está vinculado a la cultura de segregación arraigada en los hogares y que se pone de manifiesto desde el mismo nacimiento de los hijos. Mientras que el video de la Comisión Europea “para adolescentes” no parece haber sido pensado para que lo vieran los padres y las madres. Cosa que es un error, puesto que los jovencitos aun son personas bajo cuidado de los adultos, y éstos tendrán mucho que opinar. También se debe entender, a la hora de comunicar sobre ciencia, que la comunidad científica será la primera en hacer las criticas, y las personas o el publico, por lo general, se dejan llevar por la opinión de los “expertos”.

 Desde el punto de vista sociológico, creo que es importante que los videos de promoción de inclusión de niñas en ciencia ataquen los problemas sexistas estructurales, que sean críticos, sin temor, y no complacientes. Vemos que en el video de la Comisión Europea pareciera que se intenta ser complaciente con las estructuras sociales, imagino que con el ánimo de hacerse popular, cosa que más bien le costó su reputación.

 Es evidente que la circunstancia que el público online se proyecte de manera apasionada a la critica severa o el amor por un este tipo de comerciales, es instrumento de análisis de los caminos que debemos tomar quienes pretendemos ser comunicadores de la ciencia.

Share

CC BY-NC 4.0 This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.

Leave a Reply