Robot de ESA listo para aterrizar en cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko

Imprimir Post
Robot Philae. Imagen: Agencia Espacial Europea
Robot Philae. Foto: Agencia Espacial Europea

Los ojos del mundo están puestos en el emocionante aterrizaje del robot Philae en el cometa “67P/Churyumov–Gerasimenko”, planificado para Noviembre de 2014. Después de analizar un espectro de sitios tentativos, los expertos de la Agencia Espacial Europea han anunciado esta mañana su decisión sobre el área que ofrece el mínimo riesgo para el descenso, que han denominado sitio J. La nave Rosetta desplegará un laboratorio ambulante que pesa unos 100 kg (aproximadamente como una persona) y va cargado con 10 instrumentos que harán análisis in situ de la composición y propiedades estructurales de la superficie y del núcleo del cometa.

Philae-site-landind

Específicamente, Philae estudiará la composición química y sus cambios durante el paso del cometa frente al sol. Cámaras que trabajan en el visible e infrarrojo tomarán fotos de alta resolución para analizar propiedades de la superficie. Equipos de radar de sondeo terrestre serán usados para investigar la estructura interna. Se detectarán y analizarán moléculas orgánicas complejas así como isótopos de elementos ligeros como Hidrógeno, Carbono, Nitrógeno y Oxígeno; estudios que pueden ser esenciales para comprender el origen de la vida en la tierra y quizás en otras partes del sistema solar. El robot está equipado con taladros que le permitirán analizar muestras del interior del 67P.

Este es un evento sin precedentes desde el punto de vista científico y tecnológico. Los cometas son reliquias de la formación del sistema solar, y su estudio contribuye a la comprensión del origen de la tierra por la cantidad de material impoluto que contienen. Desde el punto de vista tecnológico, es la primera vez que se intentará el aterrizaje de una unidad en un cometa. El 67P es muy pequeñito, tiene aproximadamente 3X5 km de ancho por largo, su superficie es sumamente irregular y ejerce una fuerza de gravedad que es cientos de miles de veces más pequeña que la de la tierra. Por esta razón la sonda-robot descenderá a una velocidad de un metro por segundo, más o menos al ritmo de una caminata, y necesitará anclarse con un arpón de inmediato para evitar rebotar al espacio.

El vídeo muestra una simulación de lo que se espera será el descenso y posicionamiento de Philae en 67P/Churyumov–Gerasimenko. Disfrutemos

Share

CC BY-NC 4.0 This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.

Leave a Reply