La antena

by | Mar 13, 2012 | Ficción

Esa tarde, dudosos de cómo terminaría el día, caminamos juntos por la vereda empinada hacia “La antena”. Jadeamos, sudamos, comentamos cosas irrelevantes, tal vez hablamos de algo técnico de trabajo. Ambos nerviosos, rozando nuestras manos. Llegamos casi a la cima de la montaña y nos sentamos. Estábamos muy cansados. Conversamos poco, nuestros ojos esquivos sabían lo que queríamos, pero no se atrevían a mirar. Propuse bajar, pero tú propusiste subir un poco más.
Unos pocos metros más arriba, allí escondido entre los árboles, estaba ese tronco que sirvió de silla para nuestro primer beso. Estaba claro que no había vuelta atrás. Nos enamoramos más allá de lo que podíamos y fue tan fuerte que decidimos conquistar nuestro futuro. Nos invadió una mezcla de incertidumbre y deseo, “¿le habrá gustado tanto como a mí?, ¿qué estamos haciendo?” Nos levantamos, nos abrazamos fuerte. Otro beso. Dijiste: “¡Vámonos a Mérida!” Claro, a Mérida pensábamos ir, pero no estaba planeado hacerlo juntos. Era la excusa perfecta. Quedamos en algo, Mérida era algo, pero nada concreto. Seguimos en nuestro papel de compañeros de clase, quedamos en encontrarnos para estudiar.
Un incidente afortunado me dejó atrapada sin cenar en la universidad para darte el chance de rescatarme. Mérida prometía aún más ahora. En silencio y en la oscuridad fuimos creciendo, nos atrevimos y menos mal que nos atrevimos. Yo nunca había estado tan enamorada y creo que nunca lo estaré más que aquella vez.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Sobre el Autor:

 Física teórica y escritora experimental. Dejo en este portal artículos de ciencia (no ficción) y textos de ficción…

Post Recientes
Vivir para siempre

Vivir para siempre

vivir para siempre para ser eternamente irrelevante eternamente intrascendente...

Tiempos análogos

Tiempos análogos

El Señor de las moscas le hablaba a Simón cuando mi vientre comenzó a doler....

Alfiler

Alfiler

Como todos los días, me levanto sentada en la cabeza de un alfiler Nunca miro...