Sol de media noche

Eran más de las 9:00pm y el calor pegajoso del verano no nos abandonaba. Aburridos, pero con el vodka aún dando vueltas en la cabeza, empezamos a caminar alejándonos de la multitud. Volvimos a ser el pequeño grupo del ITP, nos dimos cuenta porque hablábamos cómodos de nuestros temas.

 
Encontramos un edificio en medio de la nada, empezamos a rodearlo hasta que hallamos una puerta. Entramos tímidos, curiosos, pero decididos. Subimos unas escaleras y llegamos a una fiesta de adolescentes. Pasamos, sí, arroceamos con desparpajo y nos pusimos a bailar al son del DJ.  Los teenagers, regados por el piso o sentados en las ventanas, nos veían con asombro; no solo entramos sin permiso, sino que nos gozamos la fiesta. Sacamos unos cigarros, los compartimos, bailamos y bailamos. Se acabó la fiesta, apagaron la música y se fue el DJ. Volvimos. Llegamos a tiempo para agarrar el autobús que nos llevó de vuelta al hotel. Era casi media noche, pero aún había sol de día.

Share your thoughts

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.